Chupacabras: Se vuelve a repetir la historia…

El ganadero también notó la escasez de sangre en el lugar, dándose cuenta de que había manchas de sangre acuosa en la región de la lesión en el pecho, como se muestra en la foto.

Una vez más, reaparece la noticia de la muerte de un animal en ‘extrañas circunstancias’.

En este caso particular, se trata de un caballo que pertenecía a José González, quien fue sorprendido no sólo por la muerte del animal, sino por las extrañas heridas que presentaba.

El caballo tiene  una perforación de 35 centímetros entre sus dos extremidades delanteras, una de ellas revela una clara ausencia del corazón. Otra lesión se pudo encontrar en la sección inferior del animal, en que había desaparecido la totalidad de sus genitales.

Este caso aún carece de elementos de análisis, sin embargo nos da la oportunidad de ver los patrones de las incisiones y las heridas que ya han sido efectuadas en otros casos.

El hecho guarda características similares a la denuncia en junio pasado de un productor de la zona de Crucesita, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Nogoyá, el cual afirmó haber encontrado a varios de sus animales muertos, con sus órganos cercenados.

El caso mereció la atención de un grupo de ufología de Victoria llamado “Visión ovni”, desde cuya página se señaló que, en primera instancia, se encontraron “incisiones similares” a otros hechos de la mismas características ocurridos en otros puntos del país.

Uno de los casos anteriores involucra un perro mutilado en Villa Giarindo, en Córdoba. Una investigación llevada a cabo por Elías Kolev de Visión Ovni demostró que presentaba  una incisión muy similar en sus medidas y características a las que se ven en este caso.

El investigador Salvatore Carta (Visión OVNI), después de un trabajo de análisis  de las imágenes, indicó que las  incisiones coinciden con los patrones de este caso equino.

La repetición de los casos dio lugar a la intervención oficial y autoridades del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) adjudicaron las mutilaciones “a la participación de zorros o ratones hocicudos”.

 

En el área de