¿Qué es vivir en Gaza?

 

Una de las más grandes máximas del judaísmo es no hacer a tu prójimo lo que no quieras te hagan a ti.

Los que intentamos ser testigos veraces de lo que ocurre en Israel, no podemos hacer menos por lo que realmente ocurre en Gaza. Como dijo Karl Popper “La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimientos, sino el hecho de rehusarse a adquirirlos”.

milicianos islamistasNuestros muchachos, luchan a muerte con los combatientes de Hamás. Lo que muchos no saben, es que muchos de estos milicianos, lo hacen obligados por el hambre y la miseria, a incorporarse a sus filas, como única alternativa que les da Hamás, de llevar pan a sus hijos en casa.

Me duele cada muerte de nuestros chicos, pero me duelen también la de estos pobres desgraciados, la de los civiles obligados a servir de escudos humanos, por esos dementes que han hecho fortuna con la sangre de su propia gente, para ellos no alcanza mi piedad. Como dijo Golda Maier “Podremos perdonar a los árabes que maten a nuestros hijos, pero no que nos obliguen a matar a los suyos”.

A continuación, un testimonio de que es vivir en Gaza:

“Después de ir tantas veces a Gaza he terminando haciendo muy buenos amigos y ahora cada vez que voy allá me quedo en casa de gente. Esto me ha permitido ver lo mejor de lo que es capaz el hombre pero también de lo peor que puede ser capaz la humanidad.

Por un lado, los palestinos pueden llegar a ser los seres más generosos y cálidos del mundo. Por el otro lado, existe esta violencia que lo cubre todo, lo penetra todo y que ha traumatizado a todo el mundo sin excepciones.

Si a mí me traumatiza estando ahí por un periodo de uno o dos meses, y me cuesta otros varios meses normalizar mi cabeza, todavía no puedo comprender cómo ellos toman su vida y esa violencia de manera diaria y todavía conseguir cierta normalidad.

“Gaza está rodeado por un muro con alambres de púa y torres de control. Suele tener francotiradores y armas conectadas a cámaras de televisión, que son activadas por control remoto. Y del otro lado del muro, está el mar que también está totalmente bajo control de Israel.

Para mí, vivir en Gaza es vivir en una cárcel. También es vivir en un matadero, porque estás atrapado en un lugar rodeado de paredes y te tiran bombas todo el día. Y no sólo de Israel. Toda esta violencia no solamente tiene que ver con Israel. También hay guerras entre muchas facciones internas.

Es una cárcel porque la gente no puede salir de ahí. Muchas veces la gente ignora esto. Están atrapados. Y es bastante duro y difícil tratar de tener una familia y una vida normal.”

En Gaza hay una muy pequeña clase media que pudo sobrevivir, de alguna u otra manera, trabajando con el exterior. Y una pequeña élite que vive del dinero que hizo durante los años de la OLP.

gaza penthousesTodos los contratistas, toda la gente que hizo un montón de dinero a costa del Estado, que deben ser el 2 % de la población palestina, vive en torres o penthouses que no tiene nada que envidiarle a ningún penthouse en ningún otro lado del mundo.

Pero es una situación absolutamente esquizofrénica, porque del penthouse bajas por el ascensor a la calle. En la calle hay gente que no tiene para comer y pasan las milicias con sus cohetes listos para lanzarlos hacia Israel. Es una situación bastante increíble.

La pobreza ha ido incrementando en los últimos años y ahora casi el 60, el 70% de la gente tiene graves problemas para encontrar alimentos básicos.

desempleo en gazaLos hombres se pasan el día afuera de sus casas, sentados alrededor de una mesa, charlando, rezando. No hay trabajo, no hay nada que hacer.

Los jóvenes si no estudian no tienen nada que hacer. Si estudian se reciben y tampoco tienen hada que hacer. Por lo tanto, no es raro que muchos se dediquen a la resistencia porque por lo menos es un trabajo y se ocupa el tiempo en algo.

La única manera que tiene un joven palestino de proteger a su familia no es a través de su trabajo sino integrándose en la milicia islámica”.

playa gazaEn los años 60 había mujeres en bikini en la playa en Gaza y había cines. Inclusive se pasaban películas pornográficas.

En los años 80, con toda la ola de islamización, se quemaron todos los cines, todos los bares. Las mujeres tenían que salir cubiertas a la calle y hoy llegamos a una situación en Gaza donde todos los bares que antes servían alcohol a extranjeros, por ejemplo, fueron quemados.

Todos los cines han sido quemados y no hay nada que hacer. No hay ningún tipo de distracción pública. Lo único que hay es la televisión”

Vivir en Gaza es vivir en el infierno. Nunca sabes cuándo te van a matar ni dónde.

Nunca puedes estar seguro de que tus hijos van a estar seguros, inclusive si están al lado tuyo en tu casa.

Este no saber qué es lo que va a pasar mañana también hace que mucha gente profundice su vida religiosa, porque esto le da un orden, un marco, una trascendencia en la vida que no encuentra en la vida diaria.

La fuerza de Hamas es la fuerza de la desesperación de los palestinos. Si la gente no ve ninguna salida a su situación, salvo en lo militar, Hamas va a seguir siendo poderoso.

Es como vivir en la oscuridad y la única luz que ves es del paraíso que te ofrece el Islam después de inmolarte. Y lo demás no existe.”

Rodrigo Vázquez es un documentalista argentino que ha vivido en la Franja de Gaza, por varios periodos, desde 2003. Una de sus producciones más recientes: “Dentro de Hamas”, transmitida por la televisión británica, fue elogiada debido al inigualable acceso que Vázquez y su equipo tuvieron en este territorio.

fuerzas de defensa israeliesPido a Dios que nuestras fuerzas terminen lo antes posible con este operativo, con el menor número de bajas entre nuestros soldados y de inocentes en ambos lados.

A quienes nos critican solo puedo decirles, que primero se pongan en nuestros zapatos.

Que vivir con miedo a que te caiga un cohete encima, y tener 15 segundos para correr con tus hijos a ponerte a salvo por 14 años, tampoco es vida.

Sueño con una Gaza independiente, autónoma, segura, próspera, en que podamos compartir matrimonios y bautizos árabes y judíos, como hacíamos antes de que sus líderes iniciaran las dos intifadas.

Me consta o quiero creer, que hay buenas personas también en Gaza, que esperan que Israel no sólo los libere de Hamás, sino también de la inseguridad, de la violencia, del odio y de la intolerancia del fanatismo religioso.

Me despido con la letra de una canción, que estos días no me he podido sacar de la cabeza, y que deseo también para los gazaties…

“Yo quiero creer la paz del futuro,  quiero tener un hogar seguro.
Quiero a mi hijo pisando firme, cantando alto, sonriendo libre.
Yo quiero amor siempre en esta vida, sentir calor de una mano amiga,
quiero a mi hermano sonrisa al viento, verlo llorar pero de contento…”

Iosef Neira  desde Israel para medios de prensa  Alternativos.cl
– Noticias para Pensar